De monja a lesbiana: la historia de Getsemaní


14479546_1310397948973349_8982491389855555825_n

Ya casi cumplimos un año de hacer vídeos y el proyecto ha ido cambiando mucho, empecé yo solo y ahora voy a todos lados de la mano con Getsemaní: la chica que se encarga que las tomas salgan lo más bonitas posibles (con todo y nuestros recursos limitados y algunas de nuestras distracciones).

Para no hacerles el cuento largo, el tema de esta semana fue uno que tardamos mucho en sacar, era un vídeo que estaba ahí en el cajón. Primero que porque el tema no quería salir a la luz, luego que porque dejé de editar y ponerme a chambear. Al final, lo único que me queda por decirles es que quedó un muy buen capítulo de entrevista que sin duda será memorable para el canal. Disfrútenlo.

De santos y tapatíos: La procesión de la Santa Mentira


Copatzin Borbón

Recientemente le platicaba yo de las virgencitas, que si los votos que si los partidos, en fin y así pueden seguir saliendo temas de política, sociedad, economía y religión que en este México tan bonito siempre coexisten en santa paz.  Como sabe usted querido lector, y si no sabe le comento, uno de mis gustos más poderosos es el teatro. Hace ya algunos sábados me había comprometido con mi agenda cultural a asistir a un espectáculo de cabaret que se lleva a cabo los sábados y domingos de Julio en el Estudio Diana: “La procesión de la Santa Mentira”.

Protagonizada por Copatzin Borbón y dirigida por Tito Vasconcelos, la puesta en escena rompe las esquemas de la formalidad y presenta un completo juego de pin-pon entre el público y el actor, donde nos enseñan que “así es esto del cabaret”. La procesión de la Santa Mentira cuenta la historia de la Santa Papa, un tubérculo que florece en el campo donde Doña Trini dejó algún día hacer de sus necesidades a un ex cardenal que horas más tarde murió en el estacionamiento del Aeropuerto ¿Le suena la historia?

Pues así como le suena el caso Posadas, le sonará la extrema riqueza de la religión católica, la violencia de género, la homofobia y los extraños manejos políticos, sociales y económicos de la Santa, Católica y Apostólica Iglesia. Todo eso que también sucede en la ciudad, es relatado, criticado, satirizado y expuesto en el monólogo del actor tapatío Copatzin Borbón, quién nos acompaña en la procesión con diferentes personajes que también son parte del camino a la veneración de la Santa Papa.

Un espectáculo cómico-musical inteligente, ácido y de mucho cuidado para las cerradas mentalidades, esas que también pagan su boleto y ponen su carota de desaprobación ante las verdades expuestas como la pederastia sacerdotal o las falsas promesas por reivindicar a los homosexuales por parte del Cardenal Juan Sándoval. Porque eso sí, aquí hay de todo, chile, mole, pozole, tequila, risas y hasta algunas lágrimas en el momento menos esperado.

Sí usted es tapatío y  no tiene nada que hacer el fin de semana, diríjase el sábado en la noche al Estudio Diana, o el domingo en la tarde en su defecto. Y si tiene algo que hacer pospóngalo porque definitivamente “La procesión de la Santa Mentira” es un espectáculo que debe de ver para reírse y reflexionar sobre esta doble moral que vivimos, comemos y saboreamos todos los días.

Poster de la Procesión de la Santa Mentira