De monja a lesbiana: la historia de Getsemaní


14479546_1310397948973349_8982491389855555825_n

Ya casi cumplimos un año de hacer vídeos y el proyecto ha ido cambiando mucho, empecé yo solo y ahora voy a todos lados de la mano con Getsemaní: la chica que se encarga que las tomas salgan lo más bonitas posibles (con todo y nuestros recursos limitados y algunas de nuestras distracciones).

Para no hacerles el cuento largo, el tema de esta semana fue uno que tardamos mucho en sacar, era un vídeo que estaba ahí en el cajón. Primero que porque el tema no quería salir a la luz, luego que porque dejé de editar y ponerme a chambear. Al final, lo único que me queda por decirles es que quedó un muy buen capítulo de entrevista que sin duda será memorable para el canal. Disfrútenlo.

Anuncios

Así marcho Guadalajara por el matrimonio igualitario


Hace 32 años, en 1985 un grupo de jóvenes gays y lesbianas se unieron para apoyar a una huelga de mineros. El apoyo de la diversidad sexual no fue bien recibido en un principio por este grupo en huelga. Sin embargo, poco a poco ambos se dieron cuenta que compartían algo en común: ser una minoría con una lucha enorme por realizar para consolidar su bienestar. Poco más tarde el ejercito de mineros se vio fortalecido para luchar por sus derechos de la mano de los gays y lesbianas, y la comunidad LGBT en Londres se vio  apoyada de manera recíproca por los mineros.

Hoy en 2016, 32 años más tarde y a más de 8 mil kilómetros de distancia, se cuenta otra historia. Nace el “Frente Nacional por la familia” un segundo intento de los grupos más conservadores de México para movilizar al mero estilo de las campañas políticas, (con lonche, refresco y camiones) a miles de mexicanos que presumen defender a lo que ellos entienden como familia natural.

La lucha que ellos presumen como genuina es un intento desesperado por evitar la reforma al artículo 4 de la constitución mexicana, si, en un estado laico que busca dejar de manera explícita que el matrimonio debe ser igualitario.

Según las cuentas del Frente Nacional por la familia, más de un millón 400 mil personas marcharon al rededor del país este 10 de septiembre para exigir que esto no suceda. Con argumentos como que se implementaría una “Ideología de género” para que los niños pierdan toda noción de su educación y vivan en un limbo donde se les obligará a cosas tan ridículas como vestir de niñas si son niños y así.

Envíos masivos de mensajes de texto a celulares, espectaculares con la leyenda “NO TE METAS CON MIS HIJOS”, páginas web, lonas, flyers, ruedas de prensa y un sínnumero de anuncios por todos lados dieron a conocer en tiempo récord al “Frente Nacional por la familia”. La pregunta del millón ¿con qué recursos? ¿quién les dio mi celular? ¿cuánto cuesta un espectacular? ¿cuánto cuestan 20 espectaculares? ¿Cuánto cuestan las vayas y los parabuses? pero quizá la más importante, ¿por qué en un estado laico la iglesia de manera “sigilosa” promueve estos movimientos? ¿quién puede poner un alto?

28 mil firmantes en Change.org exigieron a la CONARPED una respuesta ante este movimiento que muestra evidencias de incitar a la discriminación y la homofobia con una campaña de desinformación masiva. Y entre todo el texto destaca lo siguiente.

Si bien es cierto que quienes han expresado esta convicción tienen derecho a expresar libremente sus ideas y conservar sus creencias,en también es cierto que en un estado laico y democrático no es aceptable la imposición de ideología o creencia alguna por encima del reconocimiento de los derechos humanos.

De santos y tapatíos: La procesión de la Santa Mentira


Copatzin Borbón

Recientemente le platicaba yo de las virgencitas, que si los votos que si los partidos, en fin y así pueden seguir saliendo temas de política, sociedad, economía y religión que en este México tan bonito siempre coexisten en santa paz.  Como sabe usted querido lector, y si no sabe le comento, uno de mis gustos más poderosos es el teatro. Hace ya algunos sábados me había comprometido con mi agenda cultural a asistir a un espectáculo de cabaret que se lleva a cabo los sábados y domingos de Julio en el Estudio Diana: “La procesión de la Santa Mentira”.

Protagonizada por Copatzin Borbón y dirigida por Tito Vasconcelos, la puesta en escena rompe las esquemas de la formalidad y presenta un completo juego de pin-pon entre el público y el actor, donde nos enseñan que “así es esto del cabaret”. La procesión de la Santa Mentira cuenta la historia de la Santa Papa, un tubérculo que florece en el campo donde Doña Trini dejó algún día hacer de sus necesidades a un ex cardenal que horas más tarde murió en el estacionamiento del Aeropuerto ¿Le suena la historia?

Pues así como le suena el caso Posadas, le sonará la extrema riqueza de la religión católica, la violencia de género, la homofobia y los extraños manejos políticos, sociales y económicos de la Santa, Católica y Apostólica Iglesia. Todo eso que también sucede en la ciudad, es relatado, criticado, satirizado y expuesto en el monólogo del actor tapatío Copatzin Borbón, quién nos acompaña en la procesión con diferentes personajes que también son parte del camino a la veneración de la Santa Papa.

Un espectáculo cómico-musical inteligente, ácido y de mucho cuidado para las cerradas mentalidades, esas que también pagan su boleto y ponen su carota de desaprobación ante las verdades expuestas como la pederastia sacerdotal o las falsas promesas por reivindicar a los homosexuales por parte del Cardenal Juan Sándoval. Porque eso sí, aquí hay de todo, chile, mole, pozole, tequila, risas y hasta algunas lágrimas en el momento menos esperado.

Sí usted es tapatío y  no tiene nada que hacer el fin de semana, diríjase el sábado en la noche al Estudio Diana, o el domingo en la tarde en su defecto. Y si tiene algo que hacer pospóngalo porque definitivamente “La procesión de la Santa Mentira” es un espectáculo que debe de ver para reírse y reflexionar sobre esta doble moral que vivimos, comemos y saboreamos todos los días.

Poster de la Procesión de la Santa Mentira