Odio ser un milennial


La Generación Y está definida por aquellos que nacimos entre 1980 y principios del 2000. Compartimos, entre muchas otras cosas el que fuimos testigos de cómo se transformó la manera de comunicarnos a través de las plataformas tecnológicas  y el internet. Esta semana revisamos algunos datos duros e incómodos sobre lo que significa ser Milennial y porqué puede ser castrante.

No olvides suscribirte al canal, darle me gusta al vídeo o comentar tus opiniones.

Anuncios

El Che’Moludo en YouTube


Thumbnail chemoudo1.png

Inicia un nuevo año y comparto con ustedes el arranque de un proyecto personal que espero me dure más que el capricho de comprar cámara nueva y hacer experimentos. Hace ya tiempo quería empezar con un canal de YouTube y contar historias distintas, mucho como lo que de pronto hablo por aquí. La primera será muy sencilla: un punteo de las cosas que debes saber antes de salirte de tu casa.

Todo comenzó con una pregunta en Facebook que arrojó muchísimos comentarios. Si bien no cupieron todos, aquí se presentan los más importantes para tomar la decisión de emprender el vuelo a la independencia.

Esperen más vídeos y sigan atentos. Lo que sigue será una mezcla de entrevistas con algunos amigos para hablar de cosas muy similares de las que hemos venido hablando acá

Si les gusta suscríbanse, denle like y compártanlo a quien más confianza le tengan.

Las cosas mínimas


Cosas mínimas

Cuando comenzamos a hablar me di cuenta que aunque en sus palabras había un montón de sarcasmo también había mucha razón.

Las cosas mínimas son las que le dan sentido a todo. Son la canción que le encantaba escuchar a tus padres cuando viajaban en carretera. Son las dos palabras que dijiste para hacer sonreír a alguien. Son el “por favor” y el “gracias”. El reírse porque algo salio mal o abrazarse porque salió perfecto. Las cosas mínimas no son más que una colección de momentos simples que construyen un universo complejo y lleno de significado. Las cosas parecen “mínimas” porque en el momento son sólo eso, algo pasajero, pero se cargan de valor al sumarse.

Quiero regalarte esas cosas mínimas y que hagas con ellas lo que quieras, te aseguro que son genuinas. No pienso presionarte pero tampoco habrá mucho tiempo para seguir aquí deteniéndome.

No era una tómbola, era un rompecabezas


No era una tómbola, era un rompecabezas

Arme con cuidado este rompecabezas, cada pieza se obtiene con un día vivido. Aunque sea esto algo que parece más que nada un laberinto, inténtelo. Quizá la pieza que ayer parecía encajar de manera perfecta y natural hoy ya no lo haga.

Las piezas van cambiando pero el juego continúa. Es muy probable que un día como hoy, el panorama que está usted vislumbra no sea el mismo al que había visto en la caja. Hay un problema de fábrica, a nadie se le notifica que el instructivo era sólo una guía de recomendaciones mezclada con malos prejuicios de cómo debería ser la vida. Siga intentando, quizá la pieza que usted está queriendo encajar no sea la correcta y necesite de un par de días más para obtener la correcta.

Muchos le dirán que la imagen que usted debe armar es justo la de la caja. Según sea el caso, esta puede ser una casa, una familia, un romance perfecto. Lo interesante aquí está en que no debe ser así. Quizá encuentre usted muchos errores en la imagen que ha armado desde hace ya algunos años, no importa, siga intentándolo.

Los fabricantes advirtieron en una entrevista confidencial que lo que realmente desarrolla este juego de mesa es la habilidad de la frustración, no la de la creatividad y la destreza visual. Sin duda les ha funcionado. Recientes estudios comprueban que lo que muchos califican como “la imagen perfecta” que usted debe completar con este rompecabezas no existe. Son esos mismos estudios los que califican como iluso el pensar que las piezas que se obtienen día con día, son las que se utilizarán en ese mismo instante. Expertos en la materia de la frustración también han desarrollado ya teorías sobre cómo las piezas se entregan de manera aleatoria, es decir, la que hoy recibe usted es muy probable que le sea útil hasta dentro de un mes, o un año, quizá 10, incluso sea inútil para su rompecabezas y sirva para ser prestada a algún otro jugador.

Cuide sus palabras, aunque no parezca estas le pueden provocar perder el juego. Evite asumir verdades totales o maniqueas, los que entregan las fichas son suficientemente astutos para decidir entregarle piezas inconexas por un largo tiempo, y con ello cumplir su cometido: entregarle frustración. Evite ahogarse en sus propias palabras, declaraciones y fundamentos, se lo advierto, si no lo hace no pasará nada terrible, pero el mismo juego lo hará pasar por momentos que le harán re acomodar la imagen, voltear la caja y mirar el panorama de una manera muy distinta a lo que usted esperaba.

Aún cuando no todas las piezas encajan a la perfección, disfrute su juego y sea lo suficientemente inteligente para evitar formar figuras que no le corresponden. Nadie dijo que este juego fuera fácil, la dinámica es compleja más no imposible.

Inténtelo, juegue en familia o en pareja, hágalo solo. Desarrolle las habilidades suficientes para practicar de la manera que le sea posible en todo momento, no deje de entrenar. Aunque el juego esté diseñado para provocar frustración, una gran bondad de él es la satisfacción de encontrar nuevas perspectivas en lo que ha construido. Aún cuando los demás juzguen de abstracta e irracional la imagen que está en su mesa, continúe, perdónese si es necesario pero no se arrepienta, recuerde que fue esa decisión fue la que lo llevó a encontrar una nueva imagen.

Favor de esperar


EsperarEn la vida esperamos tantas cosas, el camión, la quincena, mejorar, cambiar. Esperamos ser. Ser algo que cumple con. ¿Por qué cumplir con, sino conmigo?. Espero ser ese chico ideal del que alguien se enamore. Espero que ese chico que se enamore de mi no sea como los otros. Espero enamorarme de verdad. Quiero empezar de nuevo y no dejar que el tiempo pase en vano.

Esperar es esa herramienta que sacamos para dejar pasar el tiempo en momentos difíciles. Sirve para controlar las temperaturas y restaurar las vibraciones negativas. La herramienta deja de funcionar cuando se combina con otra muy recurrente, conocida vulgarmente como “expectativa”.

Esperar con expectativa al menos no es una combinación de la que yo guste mucho. Por lo regular el resultado no es el mismo y la sorpresa es menor, deja restos de frustración y un vacío inllenable.

Lo más complicado entonces, es dejar de esperar de alguien. Porque al hacerlo atribuimos una responsabilidad a quien no le compete llenar esa expectativa. Lo hacemos a diario, nos la aplican siempre, lo vivimos cada minuto. Pero tampoco la expectativa es lo peor, sólo es peor cuando se hace sobre cimientos que no nos corresponden.

Creo que se vale esperar cuando la palabra es firme y las acciones contundentes, cuando uno se compromete y lo dice a viva voz. Se vale esperar para no desesperar, para dejar que caiga a tiempo lo que debe caer, que suceda lo que tiene que suceder, no adelantar sino darle tiempo al tiempo. Se puede esperar de ello pero no de lo que no se ha dicho.

No quiero que esperes de mi, porque aún no sé qué estoy dispuesto a comprometer. No quiero esperar de ti porque aún ni siquiera te conozco. Espero que suceda algo tan simple como conocerte. Aún no sé ni cómo remediarlo, pero aún tengo un problema con la palabra de la que en ratos me desentiendo. Esperar.

Visite Villa Mistad, la isla del Friendzone


VillaMistad

Bienvenido a Villa Mistad donde no existe el amor. Paradisíacas vistas panorámicas de lo que nunca será y cómodas habitaciones llenas de esperanza. Aquí contamos con paquetes de viaje para los gustos más exigentes. Disfrute de nuestro All inclusive Resort con su amistad más cercana y déjese llevar por las relaciones casuales que se viven en nuestro Casino AlmostLove, el único centro de apuestas de Latinoamérica que no maneja dinero sino emociones encontradas.

Visite nuestro bar Me dejé llevar y pierda la cabeza con los exquisitos cócteles que nuestro Barman Alkol Sánchez preparará para usted. Coma en nuestro delicioso Restaurante La noche y saboree nuestra ensalada en cama de cuchara bañada en aceite de guayabo extra virgen.

Relájese con los masajes reductivos de expectativas en nuestro Spa y refresque su cuerpo en baños de vapor que lo harán sudar todas sus inquietudes.

Noches enteras de diversión y buenas charlas están garantizadas en Villa Mistad. Nuestros bares, discotecas y restaurantes lo harán creer que pasa las mejores veladas de su vida, con los chistes locales más ingeniosos diseñados exclusivamente por nuestro equipo creativo.

Si lo que a usted le fascina son los juegos de mesa, pase increíbles tardes en el Salón Corazón jugando matatena y dando jaque mate a sus sentimientos con estrategias de ajedrez diseñadas para hacerlo sentir en un lugar de ensueño.

No dude más y visite de la villa vacacional que ha inspirado grandes fenómenos cinematográficos como “500 days of Summer “, “He’s Just Not That Into You” y la multipremiada  “My best friend weeding”.

¡Reserve ahora en nuestro sitio web www.villamistad.mx utilizando el código promocional #NoMoreExpectations. Aproveche nuestra promoción de MESES SIN INTERESES.*


(*) El código promocional es válido por un 80% de descuento en el costo total de su paquete vacacional. La única condicionante para hacerlo válido en el cobro final es no haber emitido de manera oral, escrita o afectiva frases como “Creo que me estoy enamorando”, “Siento algo por ti”, “Te amo” y todas su derivadas. Consulte el diccionario de frases de cancelación de códigos promocionales en nuestras políticas de servicio, art. 18059-NALCH. Promoción sujeta a cambios sin previo aviso. lA promoción de meses sin intereses aplica para los meses que usted pretenda seguir manteniendo esa relación enfermiza en la que se encuentra. 

Los hombres de mi vida


Los hombres de mi vida

Te pondré en mi lista. En una de esas que últimamente estoy muy acostumbrado a hacer sistemáticamente. A ti también, a ti y a él también, aunque me cueste aceptarlo, también formas parte de lo que bien se podría llamar “Los hombres de mi vida.”.

Antes de empezar vale la pena explicar por qué. Llego a casa, un día como hoy, ayer, como toda la estúpida semana y no pasa nada que no sea el anhelo de llegar a abrazar a alguien y descargar el estrés. Llegar a contarle, como te cuento las cosas a ti en una salida recurrente, lo mejor, lo peor y lo insuperable del día. Si no fuera por estos días no haría una lista, porque estos son precisamente los que me hacen escribir el manual perfecto del hombre al que espero.

“Espero”, odio esperar, está mal esperar, esperar es de los débiles. Esperar es de los que siempre esperan algo más. Me regaño nuevamente. No debo esperar de ti, así como nadie debería esperar de mi. Aún a pesar de ello todos amamos hacerlo. Amamos esperar a que llegue la quincena, cuando esta es seguro que llegará puntual a la cita. Amamos esperar que las cosas salgan bien. ¿Y por qué no salió bien contigo?, ni contigo, ni contigo o mejor dicho ¿Por qué no salió bien conmigo?

Las cosas salen bien cuando deben de salir. Salen bien cuando se está en la misma sinfonía. Bien, cuando nadie espera y cuando equitativamente la admiración surge. Bien, cuando se disfruta de las cosas simples y se aprende de las más complejas. Bien, cuando no hay que acordar mucho sino dejarse llevar. Bien, cuando se sorprende a cada minuto y se saborean las caricias. Bien, cuando decides quedarte a dormir, tomar un tequila y platicar hasta desvelarnos. Cuando se debate, cuando se acuerda, cuando se pondera, se respeta, se desea, se ama.

Y eso de amar cada vez se entiende menos, en cada tropezón la meta de “lograrlo” queda más lejos, por lo mismo, la lista. Esa estúpida lista que hago ahora y que me recuerda las cosas que no quiero repetir, permitir, ni en mi ni en tí. Y te hablo a ti asegurando que ni siquiera te conozco. Que aún no nos topamos siquiera en la parada del camión, en la fila del supermercado o en una reunión casual donde algunos amigos acordaron presentarnos.

Seguramente tu también tienes tu lista y en la mesa veremos punto a punto, qué se borra, permite y subraya. Cuadraremos los acuerdos de manera sutil y sigilosa, sin que nadie nos vea ni se entere que nos dimos a la tarea de compararla. La verdad de todo es que aún no llegas y la lista seguirá en aumento mientras tanto. Llegaré a casa y aprenderé de las maravillas de convivir conmigo, practicando caligrafía para que la letra salga más bonita cuando te muestre la mentada lista y así puedas entenderla sin réplica alguna.

LA LISTA

La siguiente enumeración de características fue obtenida tras un arduo trabajo empírico con múltiples relaciones, así como intentos fallidos de “algo”. El proceso de selección de cada uno de los algoritmos aquí descritos se aprendieron a través de la frustración de “esperar”. Se entiende por tanto que en ocasiones “esperar” no está del todo mal, ya que permite llegar a disertaciones como la aquí presentada.

Lea cada uno de los puntos antecediendo la frase: “El/Al hombre de mi vida…”*

  • Es mi mejor amigo
  • Le gusta cocinar
  • Ama la comida
  • Disfruta del teatro
  • Ama la música
  • Le gusta saber qué pasa en su país
  • Ríe de las cosas simples
  • Le fascina que lo abracen
  • Le fascina abrazar
  • Es independiente
  • Ama a sus amigos
  • Le es sencillo socializar
  • Le encanta comer en el cine, mucho
  • Tiene ideas propias y las defiende con fervor
  • Entiende la complejidad del mundo
  • Es compartido
  • No es codo
  • Disfruta ir al supermercado
  • Sabe estar solo
  • Ama su trabajo/profesión/hobby
  • Sueña
  • Viaja
  • Sabe lo que quiere
  • Lucha por conseguirlo
  • Reflexiona
  • Da la cara ante los problemas
  • Habla cuando algo no está bien
  • Domina sus fantasmas
  • No rechaza el afecto
  • No es elitista
  • Celebra los pequeños grandes triunfos
  • Es buen consejero
  • Es buen maestro
  • Sabe dominar un desacuerdo
  • Es mediador
  • Sabe de límites y aprende a vivir con ellos o desafiarlos
  • Reconoce el valor de cada una de las palabras cuando promete algo
  • Puede dormir en una cama individual acompañado

(En construcción)