No era una tómbola, era un rompecabezas

No era una tómbola, era un rompecabezas

Arme con cuidado este rompecabezas, cada pieza se obtiene con un día vivido. Aunque sea esto algo que parece más que nada un laberinto, inténtelo. Quizá la pieza que ayer parecía encajar de manera perfecta y natural hoy ya no lo haga.

Las piezas van cambiando pero el juego continúa. Es muy probable que un día como hoy, el panorama que está usted vislumbra no sea el mismo al que había visto en la caja. Hay un problema de fábrica, a nadie se le notifica que el instructivo era sólo una guía de recomendaciones mezclada con malos prejuicios de cómo debería ser la vida. Siga intentando, quizá la pieza que usted está queriendo encajar no sea la correcta y necesite de un par de días más para obtener la correcta.

Muchos le dirán que la imagen que usted debe armar es justo la de la caja. Según sea el caso, esta puede ser una casa, una familia, un romance perfecto. Lo interesante aquí está en que no debe ser así. Quizá encuentre usted muchos errores en la imagen que ha armado desde hace ya algunos años, no importa, siga intentándolo.

Los fabricantes advirtieron en una entrevista confidencial que lo que realmente desarrolla este juego de mesa es la habilidad de la frustración, no la de la creatividad y la destreza visual. Sin duda les ha funcionado. Recientes estudios comprueban que lo que muchos califican como “la imagen perfecta” que usted debe completar con este rompecabezas no existe. Son esos mismos estudios los que califican como iluso el pensar que las piezas que se obtienen día con día, son las que se utilizarán en ese mismo instante. Expertos en la materia de la frustración también han desarrollado ya teorías sobre cómo las piezas se entregan de manera aleatoria, es decir, la que hoy recibe usted es muy probable que le sea útil hasta dentro de un mes, o un año, quizá 10, incluso sea inútil para su rompecabezas y sirva para ser prestada a algún otro jugador.

Cuide sus palabras, aunque no parezca estas le pueden provocar perder el juego. Evite asumir verdades totales o maniqueas, los que entregan las fichas son suficientemente astutos para decidir entregarle piezas inconexas por un largo tiempo, y con ello cumplir su cometido: entregarle frustración. Evite ahogarse en sus propias palabras, declaraciones y fundamentos, se lo advierto, si no lo hace no pasará nada terrible, pero el mismo juego lo hará pasar por momentos que le harán re acomodar la imagen, voltear la caja y mirar el panorama de una manera muy distinta a lo que usted esperaba.

Aún cuando no todas las piezas encajan a la perfección, disfrute su juego y sea lo suficientemente inteligente para evitar formar figuras que no le corresponden. Nadie dijo que este juego fuera fácil, la dinámica es compleja más no imposible.

Inténtelo, juegue en familia o en pareja, hágalo solo. Desarrolle las habilidades suficientes para practicar de la manera que le sea posible en todo momento, no deje de entrenar. Aunque el juego esté diseñado para provocar frustración, una gran bondad de él es la satisfacción de encontrar nuevas perspectivas en lo que ha construido. Aún cuando los demás juzguen de abstracta e irracional la imagen que está en su mesa, continúe, perdónese si es necesario pero no se arrepienta, recuerde que fue esa decisión fue la que lo llevó a encontrar una nueva imagen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s