(Dos sujetos) Que me ponen a pensar

El mundo está lleno de momentos en donde queremos cambiarlo, apretar el botón, jalar la palanca y decidir que justo ahora desde la trinchera podemos transformar pequeñas realidades.  Y es justo ahí cuando llega un par de sujetos y te arrebatan no solo el celular, la cartera y la tranquilidad, sino tantas certezas falsas que se habían generado por aquel pequeño motor llamado esperanza.

Dos sujetos llegaron no solo a reclamarme mi burguesía (que nunca pedí), sino a ultrajarla, sin el más mínimo afán de sonar extremista, elitista, racista y todo aquel peyorativo que termine con “ista”. Lo que sucedió no fue más que un asalto a la razón, como los títulos de Marín en sus columnas, donde más que lo material (como bien dicen) lo que sacudieron fueron todos aquellos ideales utópicos, donde lo que platiqué en entradas anteriores del pequeño burgués vale pa’ pura madre (Nota: En este momento lo único que sucede es que de la frustración emocional mis dedos teclean sin razón, aunque parezca que la hay). Participar en proyectos en donde buscas entender los detonadores que dan paso a la transformación en los ciudadanos no tiene sentido cuando te das cuenta que las cosas son aún más grandes, que si bien las pequeñas transformaciones aportan, el sistema está tan corrompido que difícilmente veré los cambios en mis hijos o nietos (si los tengo), que el simple hecho de recuperar un número de celular o levantar un acta ante el ministerio público (o la dependencia correspondiente) es deprimente porque los funcionarios no hacen sino pasarte la hoja y ponerla en una carpeta, sin darte certezas, información, seguridad alguna. Y no es que quiera recuperar lo material sino que simplemente quise actuar como un ciudadano que conoce sus derechos y obligaciones cuando le roban o pierde sus identificaciones oficiales.

Tener las respuestas sobre qué es lo que queda después del susto son difíciles de comprender. Es entonces cuando pienso que participar en proyectos de transformación es que un reto que en momentos nos provoca sentirnos (inútilmente) invencibles, que el mundo tiene sentido, aún en su complejidad más profunda, donde aún después del ataque imberbe de dos sujetos, no existe en mi una mentada suficiente porque creo conocer a grosso modo que su vida tiene sentimientos encontrados, al igual que la mía. Sin embargo,  confieso que me aterra el poder, la burocracia y la corrupción, esa que más allá de las colonias marginadas, nace en las opulentas oficinas del mando política. Repito, no quiero sonar catastrofista,  simplemente hoy tengo asco de querer cambiar algo en el espacio donde un sujeto puede revocar con un simple gesto el más mínimo intento de provocar una sonrisa o gestionar nuevas maneras de ver el mundo. No somos Dioses ni Superman, somos seres humanos queriendo invertir (o desperdiciar, si usted así lo prefiere) nuestro tiempo en conocer qué hay del otro lado de la esfera,  saber qué se puede aportar desde la propia trinchera, retroalimentarnos y conocer de esa asquerosa visión burgués tapatía y elitista.

Se que quizá no me hubiera golpeado tanto si la plática previa al asalto hubiera sido alguna otra, sobre alguna película, telenovela o de algún chiste inspirado en alguna actriz víctima del twitter, pero no. Platicábamos de nuestra inserción en este tipo de proyectos, de la reflexión que va más allá del darse cuenta de lo buenos que son nuestros papis y lo afortunados que somos, de cómo el comprometerse con pequeños cambios implica luchar contra corriente, relaciones de poder, ignorancia, y grandes ecosistemas cognitivos basados en la costumbre de la violencia, el machismo y la delincuencia, que el México de hoy provoca repulsión y amor: sentimientos encontrados, una vez más. Quizá el desasosiego desaparezca dentro de los próximos días, por ahora utilizaré la terapia de escribir y ser retroalimentado por sus comentarios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s